¿Joe Gordon se esforzó para evitar que Larry Doby se viera mal?

Larry Doby y Lou Boudreau

Imagen a través de Getty Images

Afirmar

Joe Gordon se ponchó deliberadamente para evitar que su compañero de equipo novato Larry Doby se vea mal.

Clasificación

Falso Falso Acerca de esta calificación

Origen

Salón de la fama del béisbol Larry Doby fue el primer jugador negro en la Liga Americana, debutando con los Indios de Cleveland en julio de 1947, tres meses después Jackie Robinson había roto la línea de color en las Grandes Ligas al comenzar la temporada con los Brooklyn Dodgers de la Liga Nacional.

Aunque la entrada anterior de Robinson a las Grandes Ligas facilitó un poco el camino para que Doby se integrara a la Liga Americana, el desafío y las dificultades que enfrentó Doby fueron similares. Como dijo Doby más tarde: “Pasaron once semanas entre el momento en que Jackie Robinson y yo llegamos a las mayores. Once semanas. Vamos. Lo que sea que le pasó a él, me pasó a mí '.



Doby también enfrentó una tarea más difícil que Robinson, ya que tuvo mucho menos tiempo para prepararse para su papel como pionero, ya que no pasó tiempo en las ligas menores o en los entrenamientos de primavera con su club matriz, pasando directamente de un equipo de la Liga Negra a una lista de Grandes Ligas a mitad de temporada:

como se llamaba colón tres barcos

Los preparativos de Doby para las pruebas personales de las Grandes Ligas duraron alrededor de un año y medio. años menos que la de Jackie Robinson. Robinson tuvo todo un invierno, seguido de una temporada completa en la Liga Internacional en Montreal, seguida de otro invierno completo, para prepararse para integrar la Liga Nacional. Tuvo sesiones con [el presidente de los Dodgers] Branch Rickey y con amigos para planificar e incluso practicar estrategias para la supervivencia personal y profesional. Sobre todo, tuvo tiempo: tiempo para hablar con su esposa Rachel, y con sabios y respetados amigos blancos y negros, tiempo para pensar, tiempo para permitir que sus sentimientos lo conmuevan y lo cambien.

Por su parte, Doby no se arrepintió de su falta de tiempo de preparación y dijo: “Me considero más afortunado que Jack. Si hubiera pasado por un infierno en las menores, tendría que volver a pasar por eso en las mayores. ¡Una vez fue suficiente! '

Al igual que Robinson, Doby fue objeto de abusos viles y odiosos (tanto verbales como físicos) por parte de los espectadores y jugadores rivales y, como Robinson, Doby ni siquiera disfrutó del apoyo de la mayoría de sus propios compañeros de equipo. Así como varios jugadores de los Dodgers habían hecho circular una petición durante los entrenamientos de primavera en 1947 anunciando que se negaban a jugar en el mismo campo que un hombre negro, algunos de los compañeros de equipo de los Indios de Cleveland de Doby supuestamente se negaron incluso a estrechar su mano cuando se les presentó en la casa club antes de su primer juego.

Larry Doby

12/7/1947-Cleveland, OH: El bateador emergente Larry Doby de los Indios de Cleveland se dirige a la primera base después de batear por el lanzador Red Embree en el juego de los Atléticos de Filadelfia-Indians. Se metió en la bolsa por un error del campocorto de los Atléticos Eddie Joost. Observando el juego están el receptor atlético Mike Guerra y el árbitro Bill McKinley. El equipo de Filadelfia ganó, 4 a 2.

Doby luego consideró su recepción inicial como 'uno de los momentos más embarazosos' de su vida, ya que el desaire continuó hasta su debut con los Indios el 5 de julio de 1947:

Larry Doby, con las presentaciones hechas, salió al sol con el número 14 esa tarde del 5 de julio de 1947. Los Indios retiraron su número [en 1994], 40 años después de que sus 32 jonrones y 126 carreras impulsadas los llevaron a la 1954. Serie Mundial, pero el día de su debut, sus nuevos compañeros de equipo lo ignoraron cuidadosamente.

Pasaron varios minutos, y él se quedó allí parado, sin nadie dispuesto a calentarlo o jugar a atraparlo con él. 'No sabes lo terrible que fue ese sentimiento', recordaba. Curiosamente, [Joe] Gordon lo rescató.

'Oye, chico, vamos a calentar', le dijo el segunda base del Juego de Estrellas al nuevo segunda base, y así lo hicieron.

Los relatos contemporáneos sugieren que el debut de Doby pudo haber sido menos dramático, que inicialmente fue calentado en el banquillo por el manager de Cleveland Lou Boudreau, quien luego lo presentó al segunda base Joe Gordon cuando los Indios salieron al campo para su ejercicio previo al juego. No obstante, el incidente dio lugar a una anécdota ampliamente difundida que sugiere que Gordon luego se ponchó deliberadamente durante el primer juego de Doby para aliviar la presión sobre el novato y evitar que se vea mal:

Larry Doby fue el primer afroamericano en jugar para un equipo de la Liga Americana. Era el año 1947. Doby era un novato prometedor para los Indios de Cleveland. Sin embargo, no parecía prometedor en su primera vez al bate. Estaba tenso y nervioso. Hizo tres lanzamientos y falló cada uno de ellos. Su primera vez al bate y no se acercó a un pie de la pelota. Caminó lentamente hacia el dugout con la cabeza gacha. Escogió un asiento en el extremo del banco y allí descansó la cabeza entre las manos.

Un jugador llamado Joe Gordon estaba en ese mismo equipo de Cleveland. Joe era un segunda base sobresaliente. Bateó justo después de Doby. Gordon tenía un buen récord de bateo contra el lanzador que estaba en el montículo ese día. Pero algo bastante extraordinario estaba a punto de suceder, algo legendario del béisbol. Joe Gordon subió al plato y falló tres lanzamientos seguidos, cada uno de ellos por al menos dos pies. Luego caminó lentamente hasta el final del banco y se sentó junto a Larry Doby. Luego, Joe Gordon lentamente se llevó las manos a la cabeza.

¿Joe Gordon se lanzó ese día deliberadamente? Nunca sabremos. Sin embargo, es interesante notar que cada vez que Larry Doby salía al campo a partir de ese día, primero tomaba el guante de Joe Gordon y se lo lanzaba.

Southwest Airlines regalando boletos gratis

Aunque sería difícil exagerar el abuso sufrido por jugadores negros como Jackie Robinson y Larry Doby durante los primeros años del béisbol integrado, los adornos se han infiltrado inevitablemente en los relatos positivos y negativos de las experiencias de estos jugadores, y el relato citado arriba es un ejemplo de uno de esos adornos.

Larry Doby hizo su primera aparición en las ligas mayores durante un partido contra los Medias Blancas de Chicago el 5 de julio de 1947, pocos días después de que los Indios compraran su contrato a los Newark Eagles de la Liga Nacional Negra. Fue enviado al plato como bateador emergente en la séptima entrada de ese juego, y aunque de hecho estaba visiblemente nervioso y terminó ponchando, su tiempo al bate no fue tan infructuosamente inútil como se describe en la pieza citada anteriormente. (que dice 'no se acercó a un pie de la pelota'). Según la cuenta de Associated Press de ese juego:

Doby, menos de tres horas después de que firmó un contrato con Cleveland, cayó columpiándose en cinco lanzamientos contra Earl Harrist en la séptima entrada, con un out y corredores de Cleveland en tercera y primera.

Obviamente nervioso, el jugador de 22 años de Paterson, Nueva Jersey, que fue comprado por Cleveland el jueves pasado de los Newark Eagles de la Liga Nacional Negra, recibió una mano entusiasta de una multitud de más de 18,000 espectadores en Comiskey Park cuando se acercó a batear. para el lanzador Bryan Stephens.

¿A dónde fue aoc a la universidad?

Doby, un bateador zurdo, se balanceó desde los talones y falló el primer lanzamiento de Harrist. También fue tras el segundo lanzamiento y se conectó para un avance abrasador por la línea del jardín izquierdo que fue una falta por pulgadas. Doby dejó pasar los siguientes dos lanzamientos en busca de pelotas, pero en el quinto lanzamiento, un poco más ancho, volvió a girar y falló para un strike-out. El negro fue nuevamente aplaudido en el camino de regreso al banco.

La Chicago Tribune describió el turno inaugural al bate de Doby de la misma manera:

[Doby] hizo un swing en el primer lanzamiento pero falló. Hizo un swing en la segunda y silbó una línea más allá de la tercera base. Se curvó asqueroso. Entonces Harrist trató de hacerle morder un par de lanzamientos malos. Los dejó solos. El siguiente se enganchó sobre el plato y se permitió otro swing libre para todos, pero no en el lugar correcto.

Todos los demás detalles contenidos en la cuenta presentada anteriormente también son incorrectos. Larry Doby se metió en el juego al batear como emergente para el lanzador en la séptima entrada , lo que significaba que su sencillo al bate llegó en el noveno lugar en el orden de bateo desde que Joe Gordon bateó sexto ese día, no hay forma de que Gordon haya 'bateado justo después de Doby', ya que otros cinco bateadores se interpusieron entre los dos hombres en el orden de bateo. De hecho, Joe Gordon estaba parado en la tercera base cuando Doby se acercó al bate.

Larry Doby

6/7/1947-Chicago, IL- Larry Doby, recién contratado Cleveland Indian, está fuera en su primera vez al bate con su nuevo uniforme el 5 de julio. La ex estrella de la Liga Nacional Negra apareció como bateador emergente en la séptima entrada. del juego Indians-Chicago White Sox. El árbitro Bill McKinley lo llama. El receptor de los White Sox, George Dickey, sostiene el tercer strike.

Nadie más en los Indios se ponchó después de que Doby se abanicara en la séptima entrada, por lo que este no es un caso de que algún otro compañero de equipo sea confundido con Joe Gordon. Y el lanzador que Doby enfrentó ese día, Earl Harrist, había jugado anteriormente solo para los Rojos de Cincinnati de la Liga Nacional antes de unirse a los Medias Blancas de Chicago en 1947, por lo que Joe Gordon, un jugador de la liga estadounidense de carrera, no podía haber establecido ya un 'buen récord de bateo ”en su contra. (Harrist solo se había enfrentado a los Indios dos veces antes, en ambas ocasiones como lanzador de relevo, con Gordon acumulando un 2-4 con una base por bolas en esos concursos).

¿Cómo un cuento se aleja tanto de la verdad? En este caso podemos hacer algunas conjeturas, porque conocemos la fuente: una cuenta emitida por un programa de radio de Nueva York (y posteriormente recogida por Deportes Ilustrados ) durante una entrevista con el ex propietario de los Cleveland Indians, Bill Veeck, en 1961, catorce años después del hecho:

Puedo recordar la primera vez que Doby al bate ... Se balanceó en tres lanzamientos y falló cada uno de ellos por al menos un pie. Regresó al dugout con la cabeza gacha. Estaba tan desanimado que pasó junto a todos en el banco y se sentó en un rincón, solo, con la cabeza entre las manos. Joe Gordon era el siguiente y Gordon estaba teniendo su mejor año y este zurdo en particular era el tipo que Joe usualmente asesinado . Bueno, Joe falló cada uno de los tres lanzamientos por al menos dos pies y regresó al banco y se sentó junto a Doby, y también puso su cabeza entre sus manos. Nunca le pregunté a Gordon entonces y no le preguntaría hoy si se ponchó deliberadamente. Después de eso, cada vez que Doby salía al campo, tomaba el guante de Gordon y se lo tiraba. Es una cosa tan bonita como la que he visto o escuchado en los deportes.

El punto de confusión se vuelve obvio con un poco de investigación. Lo que la memoria defectuosa de Veeck recordó años después no fue la primera vez que Larry Doby al bate en las Grandes Ligas, sino la primera aparición de Doby como jugador titular, que ocurrió en el segundo juego de una doble cartelera contra los Medias Blancas de Chicago el 6 de julio, el día después. su primer turno al bate. (Y el lanzador abridor de Chicago ese día, Orval Grove , era diestro y no zurdo).

Según algunos informes, el manager de Cleveland, Lou Boudreau, provocó involuntariamente otro incidente racial cuando insertó a Doby en la primera base en el segundo juego del día. Doby era un segunda base en ese momento y, por lo tanto, no tenía el guante apropiado para jugar en la primera base, y el único compañero de equipo al que podía pedir prestado uno era Eddie Robinson, uno de los dos hombres que, según los informes, se había negado a darle la mano en el casa club el día anterior:

ficción pulp lo que había en la maleta

Habiendo incluido a Doby al principio, Boudreau ahora tenía un problema: Doby no tenía un guante de primera base. De los dos primera base de Cleveland, Les Fleming lanzó como zurdo al novato Eddie Robinson como diestro. Doby lanzó con su mano derecha. Boudreau, cuyo rol como jugador-entrenador ya imponía muchas responsabilidades, a menudo dependía de [el secretario viajero] Spud Goldstein para recibir ayuda de todo tipo. También recordó el consejo de Veeck del día anterior de que Goldstein serviría como el 'hombre intermedio' en asuntos relacionados con Doby. Así, la secretaria ambulante consiguió el trabajo de acercarse a Robinson.

'¿Le prestarías tu guante a Larry Doby?' Preguntó Goldstein.

'No', supuestamente respondió Robinson, 'no le prestaré mi guante a ningún negro'.

Se supone que Goldstein insistió y preguntó: 'Eddie, ¿me lo prestarías?'. Con eso, Robinson arrojó su guante a Goldstein, diciendo: 'Toma, toma el guante'.

Este es sin duda el juego al que se refería Bill Veeck: Larry Doby bateó quinto en la alineación, justo por delante de Joe Gordon, y se ponchó en la primera entrada contra un lanzador (Orval Grove) a quien Gordon se habría enfrentado muchas veces antes en su carrera (aunque la memoria de Veeck es nuevamente defectuosa en los detalles, ya que Grove no era un zurdo, ni tampoco lo fue el “mejor año” de Gordon en 1947). Pero de nuevo, los hechos (según lo revelado por el juego jugar por jugar cuenta) no encajan en la trama: después de que Larry Doby se ponchó en su primer turno al bate al comienzo de la segunda entrada, Joe Gordon apareció a continuación, pero tampoco se ponchó. De hecho, Gordon hizo todo lo contrario, golpeando un jonrón. Ni Doby ni Gordon se poncharon en ninguno de sus turnos al bate posteriores durante ese juego.

La versión idealizada de los eventos relatados por Veeck años más tarde implicaba que Joe Gordon se había lanzado deliberada y ostentosamente para expresar empatía por un compañero de equipo asediado. Aunque el debut de Doby como el primer jugador negro de la Liga Americana fue un evento que provocó una intensa cobertura mediática, ningún relato de prensa del juego describió a Doby como balanceándose en tres lanzamientos y 'fallando a cada uno de ellos por un pie' o después 'sentado en el en la esquina [del dugout], solo, con la cabeza entre las manos ”, ni ningún relato describió a Gordon (un All-Star y ex Jugador Más Valioso de la Liga Americana) como“ fallando cada uno de los tres lanzamientos por al menos dos pies 'Y luego sentarse' junto a Doby y poner [ting] su cabeza entre sus manos también '.

cual es el significado de una estrella en una casa

Estos eventos habrían sido claramente visibles para una pandilla de periodistas deportivos, todos ansiosos por algún ángulo que usar para condimentar sus columnas, pero ninguno de ellos consideró oportuno informar lo que Bill Veeck afirmó haber presenciado ese día. (Veeck habría estado viendo el juego desde las gradas, no desde el banquillo, y por lo tanto no habría tenido una mejor visión de los eventos que los periodistas deportivos). Ni Doby ni Gordon nunca, en todos los años posteriores, dijeron unas palabras sobre esta supuesta muestra de solidaridad por parte de Gordon. Como escribió un biógrafo de Doby: 'No surgió ninguna gran historia de las apariciones de Doby el 5 y el 6 de julio. La gran historia fue que no hubo ninguna gran historia'.

Existen explicaciones más mundanas para el fenómeno que Veeck atribuyó a una gran y llamativa muestra de apoyo de Joe Gordon. Las dos figuras más vilipendiadas en el béisbol de las grandes ligas en 1947 fueron el hombre negro y el novato: el primero porque las ligas mayores habían sido previamente un dominio de blancos (y muchos jugadores, propietarios y fanáticos querían que se mantuvieran así). , y esto último porque los novatos siempre habían sido considerados intrusos que querían robar puestos de trabajo a jugadores establecidos. Como novato y como hombre negro, Larry Doby podría haber esperado no encontrar ningún amigo en el equipo de Cleveland de 1947. Que uno de los pocos compañeros de equipo que se hizo amigo de él ese año (y la persona descrita como su 'primer amigo en el béisbol blanco') resultó ser el jugador cuyo trabajo estaba aparentemente allí para usurpar (porque Larry Doby y Joe Gordon eran los segundos base en ese momento) fue nada menos que extraordinario:

Algunos de [los indios], en particular Joe Gordon, Jim Hegan, Steve Gromek y Bob Lemon, se hicieron amigos de Doby en el verano de 1947. Al menos uno lo odió, expresó su odio abiertamente y fue desterrado por Veeck a las ligas menores. al final de la temporada. La mayoría eran pasivamente indiferentes, sin sentir obligación de protegerlo o protestar por su segregación forzada de ellos por la noche [porque no podía comer en los mismos restaurantes ni alojarse en los mismos hoteles que los jugadores blancos].

Cuando Larry Doby llegó a las ligas mayores, era una práctica común que los jugadores (que no fueran lanzadores y receptores) dejaran sus guantes en el campo al final de cada media entrada en lugar de llevarlos al dugout como lo hacen hoy. y un segunda base típicamente arrojaría su guante al césped de los jardines justo más allá del borde del cuadro entre la primera y la segunda base cuando su equipo se acercó al bate.

Doby no se convirtió en un jugador de todos los días hasta 1948, y dado que durante sus tres años juntos como titulares (1948-50) Gordon jugó en la segunda base y Doby jugó en el jardín central y derecho, el guante de Gordon siempre estuvo en el camino de Doby mientras este último trotaba hacia ocupar su puesto en los jardines. No requirió un esfuerzo notable para que Doby se agachara, recogiera el guante de Gordon y se lo arrojara al segunda base cada vez que los Indios salían al campo, un gesto de respeto lo suficientemente simple como para que uno de los pocos compañeros de equipo se haya hecho amigo de él durante su difícil primer año. (Dado que los pocos indios que figuran entre los que hicieron el esfuerzo de ser amistosos con Doby en 1947 eran todos lanzadores o receptores, difícilmente podría haber realizado gestos similares para ellos).

Es posible que Larry Doby haya necesitado algo de ayuda social durante sus primeros días en las grandes ligas, pero nunca necesitó la ayuda de nadie para no parecer tonto en el plato. Como dos veces campeón de jonrones de la Liga Americana, demostró que la caja de bateo era un lugar donde podía defenderse con cualquiera.